ENTRENA MOVIMIENTO, NO MÚSCULOS

ENTRENA MOVIMIENTO, NO MÚSCULOS

En el mundo del entrenamiento existen muchas formas de clasificar los ejercicios de fuerza: según la musculatura implicada (ejercicios de espalda, bíceps, tríceps…), según el número de articulaciones (monoarticulares, multiarticulares…), según el grado de especificidad, etc. En la práctica diaria, la más popular -con diferencia- es la clasificación por músculos que desemboca en los típicos “ejercicios para pecho, para glúteos, para abdominales…” y los archiconocidos “entrenos de pecho y bíceps, entreno para espalda y tríceps…”

Esta clasificación de ejercicios por músculos es errónea y ha generado mucha confusión, siendo el origen de frecuentes desequilibrios en la programación del entrenamiento.
Movimiento

Entendamos porque entrenar movimientos y no músculos

Estoy seguro de que a muchos os suena la típica rutina diseñada en hoja y utilizada en las salas y gimnasios de nuestras ciudades. Esta concepción se refiere al entrenamiento como tal por GRUPOS MUSCULARES. El fisio culturismo tiene gran culpa de ello, lo que ha hecho persistir esta tendencia en gran cantidad de centros. Además, sigue habiendo demasiada influencia en el entrenamiento de fuerza clásico de cualquier persona, lo que me hace creer que estamos ante una falta de conocimiento, una visión limitada y un modelo de referencia reduccionista de las posibilidades del cuerpo humano, que en muchos casos da lugar a numerosos problemas derivados de la práctica de este tipo de entrenamiento, ante la des-congruencia en relación a la naturaleza de nuestro cuerpo.

Cuando te encuentras detenidamente en el lado de la mayoría, debes detenerte y reflexionar

Mark Twain

¿Por qué es erróneo y perjudicial clasificar los ejercicios por músculos?

Llevar a cabo esta clasificación supone una serie de limitaciones a tener en cuenta, las cuales voy a comentar a continuación:

  • TÉRMINOS INCOMPLETOS (INCLUSO FALSOS):

Si entrenas por músculos, corres el riesgo de poner en sobrentrenamiento a cierta musculatura que crees que ya ha sido entrenada correctamente mediante ciertos ejercicios. Es decir, si el “día de pecho” realizas flexiones de brazos y press banca, NO estás teniendo en cuenta que estos ejercicios también activan enormemente la parte anterior del hombro (deltoides) y la musculatura extensora del brazo (tríceps). De esta manera, puedes generar una descompensación y desequilibrio entre la musculatura. Además, otro riesgo a cometer es disminuir el nº de ejercicios multiarticulares (los cuales son útiles, eficaces y funcionales) y sustituir por monoarticulares creyendo que aun te has dejado de entrenar bien algunos músculos. El problema es que estos ejercicios no son adecuados para la mejora de la fuerza, y sobre todo tienen menor transferencia a los movimientos de la vida diaria, laboral y deportiva.

No se si lo sabías, pero una dominada, ejercicio “supuestamente” de dorsal-espalda, puede activar el bíceps más que el curl de bíceps ¡¿Cómo?! ¿Un ejercicio que no es de bíceps activa más el bíceps que un ejercicio de bíceps? Así es. Sin embargo, se cree que ejercicios globales no activan musculatura pequeña cuando sí lo hacen. Al entrenar por músculos obviamos que los ejercicios multiarticulares: fondos, dominadas, sentadillas… activan significativamente la musculatura grande ¡¡¡Y LA PEQUEÑA!!!

Lo mismo ocurre con la musculatura central – CORE ¿sabías que una sentadilla pesada activa el core MÁS que los ejercicios específicos de core o analíticos de “abdominales”? ¿Y que una dominada activa potentemente el recto anterior del abdomen?

  • LIMITACIÓN ESTÉTICA:

Como ya he dicho antes, la clasificación por grupos musculares viene del culturismo, y la razón es obvia: máxima y única prioridad estética.

A no ser que tu objetivo sea subirte a una tarima y untarte con betún, olvida esa concepción de entrenamiento que no tiene en cuenta la complejidad del movimiento humano y la cantidad de sistemas que interaccionan durante la realización de este.

Así pues, es posible que para ellos tenga sentido hablar de entrenamiento por grupos musculares, pero… ¿tiene sentido para una persona que busca salud, querer moverse mejor, dominar su cuerpo y mejorar su calidad de vida? Rotundamente, NO. Lo mismo que no tiene sentido para un deportista hablar de músculos, cuando su objetivo es mejorar sus Movimientos deportivos.

Por tanto, este enfoque estético es perjudicial para la sociedad que se obsesiona con la imagen y estética corporal, dejando de lado la calidad de movimiento y las posibilidades que nos ofrece el cuerpo.

  • LIMITACIÓN ANTI – FUNCIONAL:

En nuestra vida cotidiana, nos encontramos en continuo movimiento y es necesario disponer de una buena forma física para satisfacer nuestras necesidades. Por esto mismo, un buen entrenamiento a nivel de salud ha de basarse en el objetivo de APRENDER A MOVERNOS MEJOR, mientras que a nivel deportivo será mejorar los movimientos deportivos. En cambio, entrenar por músculos ignora totalmente los patrones de movimiento que realizamos continuamente en nuestro día a día.

Dicho esto, se requiere una visión global del entrenamiento que englobe los movimientos relevantes y característicos del ser humano en su vida diaria, acorde a su capacidad y funcionamiento. Por tanto, la opción es clasificar los ejercicios por PATRONES DE MOVIMIENTO. Estos son movimientos globales y complejos, que requieren de la acción sinérgica y trabajo en conjunto de las diferentes cadenas musculares y estructuras de nuestro cuerpo.

ENTRENA MOVIMIENTO

Es necesario una visión integradora del movimiento, desde el punto de vista BIOMECÁNICO y NEUROLÓGICO: ANALIZAR MOVIMIENTO DESDE UN TODO

Piensa en MOVIMIENTO olvidando si «este ejercicio es para pecho, este de cuádriceps, este de tríceps…»

Has de pensar en el MOVIMIENTO GLOBAL Y EN LAS PARTES QUE LO COMPONEN, dando sentido a las articulaciones involucradas, los planos, los ejes y la DIRECCIÓN Y SENTIDO DEL MOVIMIENTO 

Aun así, Se nos escapan demasiadas variables como para poner un pensamiento simplista a la realidad cambiante de nuestro cuerpo humano.

¿Cómo consigo entrenar por patrones de movimiento?

La transferencia principal de cualquier entrenamiento debe ser traducir el ejercicio hacia la funcionalidad del día a día, entrenando los movimientos habituales y naturales.

Ahora bien, la funcionalidad no se encuentra en la carga o el ejercicio que hacemos. La funcionalidad radica en la persona que ejecuta la tarea, y en la adecuada selección de ejercicios para mejorar la acción específica que queremos en aquella persona, en función de sus necesidades.

Así que debes tratar que tu entrenamiento tenga transferencia, que sea útil para tu vida diaria. De esta manera, piensa en entrenar patrones de movimiento como por ejemplo: Empujes, tracciones, desplazamientos, levantamientos, transportes, tareas de torsión… que involucren una estabilidad central del tronco y un correcto control postural y motor, en lugar de ejercicios específicos y aislados”.


Hemos de ser conscientes de que por naturaleza, nos movemos a través de un conjunto de patrones de movimiento, y en muchas ocasiones de la manera más sencilla y variada: JUGANDO.

Es por esto que no hay una mejor manera que entrenar con tu propio cuerpo que es la máquina más potente que tienes, explotando todos los grados de libertad que dispones.

Entrena Movimiento

Así que para terminar, te invito a REFLEXIONAR

Piensa en que ejercicios escoges en tus entrenamientos y porque. Después de ello, trata de buscar la manera más adecuada de entrenar según tus necesidades y objetivos.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Buenísimo artículo, muchas gracias.

Deja una respuesta

Cerrar menú
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad