EL ARTE DEL ENTRENAMIENTO PERSONAL

EL ARTE DEL ENTRENAMIENTO PERSONAL

¿Has oído hablar del entrenamiento personal? ¿Eres entrenador personal o has consumido alguna vez este tipo de servicio? Si es así, me gustaría que siguieras leyendo…

En el siguiente artículo, quiero realizar un análisis en profundidad acerca de la figura del entrenador personal, así como reflexionar acerca de lo que para mí significa entrenamiento personal y aquello que no significa, haciendo una breve valoración crítica sobre la situación que nos encontramos actualmente.
Entrenamiento

Últimamente, el entrenamiento personal y la demanda de este servicio se está extendiendo muchísimo a lo largo de toda la geografía, sufriendo un proceso de cambio y modificación importante.

En mi opinión, creo que estamos ante algo muy serio, que no se valora ni se le da la suficiente importancia. Quizás sea un problema de falta de regulación profesional o de fácil aplicación en el mundo del entrenamiento, pero parece que cualquiera puede ser entrenador personal y ejercer como coach sin apenas tener conocimiento sobre ello. Pero no sé si de verdad todos están capacitados para ejercer la labor adecuadamente. No somos conscientes de la gran responsabilidad que conlleva, al tratar y trabajar con personas. Además, todo esto a través de una herramienta tan potente como el ejercicio físico. Por esto mismo, considero que no hemos de jugar con fuego y se ha de tener especial cuidado, dándole la importancia debida

En primer lugar, hemos de ser conscientes de que el entrenamiento es un mundo, y querer controlarlo todo no es fácil. Se trata de una ciencia en constante evolución. La aplicación de su conocimiento en las personas, si se adapta a sus necesidades y restricciones, es un arte.

De acuerdo a la evidencia científica y a los estudios de investigación, se ha demostrado que aplicando un trabajo similar en diferentes personas, sus respectivas adaptaciones y respuestas fueron totalmente diferentes. Ante un mismo estímulo se obtuvieron distintas consecuencias. O lo que es lo mismo, nadie responde de la misma forma. Por otro lado, se observó que había personas hiper-respondedoras y personas hipo-respondedoras ante un estímulo, de forma que se adaptaban de manera muy diferente en función del contexto y el planteamiento dado.

Por esto mismo, considero el mundo del entrenamiento personal como un arte, en el cual yo soy el artesano. La esencia y verdadera magia del Entrenamiento Personal es la INDIVIDUALIZACIÓN, para garantizar la correcta adaptación del proceso de entrenamiento a cada persona. Se trata de ser capaz de coger toda la información requerida y hacerla específica, para plasmarla en la persona que tienes delante.

Ahora bien, ¿Dónde está el problema?

El problema es que, a menudo, el ejercicio NO es Individualizado. NO se aplica el estímulo adecuado con cada persona.

Nos encontramos muy frecuentemente ante un modelo de campeón. Este modelo consiste en basarse en copiar aquello que a otras personas les ha funcionado, para extrapolarlo a cualquier persona sin tener en cuenta sus características. Es decir, consiste en pretender que aquellos métodos efectivos o que utiliza la gente, y que les ha hecho ganar, aplicarlo a cualquier persona esperando obtener los mismos resultados. Y esto NO significa que sea efectivo en tu caso concreto, porque cada persona es un mundo.

Así que, es necesario desmontar el modelo de campeón. Y con esto no me refiero a modificar las cargas, cambiar los ejercicios y ya. No se trata de una tarea fácil.

Todo entrenamiento personal se ha de basar en una previa valoración integral profunda de la persona, a través de un estudio premeditado de sus características, con el fin de adaptar al máximo el ejercicio físico. Esto es Entrenar. Hacer las cosas como se deben hacer, siempre con conocimientos basados en la evidencia y no por una receta del mejor del mundo en no sé qué, que si a él le ha funcionado pues a mi seguro que también.

Cada entrenador ha de ser específico, tener su propio criterio, su manera de entender el entrenamiento y crear su propia filosofía de trabajo, en vez de adoptar o coger prestada la de otro. Ha de ser un pensador crítico y asumir la responsabilidad de los resultados, buenos o malos.

Existe una analogía que me gusta emplear para conocer en gran medida la labor del entrenador personal respecto a la prescripción del ejercicio en sus clientes. Su trabajo consiste en preparar un Pastel: Ha de ser curioso y elegir los ingredientes cuidadosamente, en su justa medida y en el orden adecuado.

Ha de buscar para ello la manera óptima de elaborar la receta. Lo verdaderamente increíble es la multitud de maneras diferentes que existen de llegar a un objetivo y buscar adaptaciones, de manera que tienes a tu disposición multitud de opciones para personalizar la receta. Podríamos decir que se trata de un juego, sin malinterpretar el término. Para ello, tienes la posibilidad de combinar, integrar, explorar, imaginar, crear… esto es lo que hace único a cada entrenador.

Bienvenidos al maravilloso mundo del entrenamiento

Dicho esto, es evidente que el proceso de entrenamiento es un proceso de transformación integral y evolución en el deportista, por lo que el entrenador personal ha de ser capaz de conocer y conectar con su cliente y guiarle durante el proceso, tratando de desarrollar su potencial para dar lo mejor de sí mismo, utilizando las herramientas adecuadas. Ha de ser capaz de liderar y gestionar el proceso, establecer objetivos, conocer sus limitaciones/fortalezas, inspirar y construir confianza. De esta manera, ha de avanzar en la lógica del entrenamiento, enseñando y dotando de recursos y autonomía a las personas, poniendo el foco en el camino.

Es fundamental involucrar, contribuir y hacer partícipe del proceso a la persona, con el fin de satisfacer su voluntad para alcanzar sus objetivos.

Además, un entrenador personal tiene que estar preparado para trabajar con todo tipo de personas y de diferentes ámbitos, que presentan multitud de objetivos diferentes. No es lo mismo trabajar con población especial que requiere otras necesidades, que con personas del ámbito de la salud. Por esto mismo, su responsabilidad es muy alta y necesita estar bien formado en diferentes áreas interdisciplinares.

Existen una serie de habilidades básicas e intrínsecas al entrenador que no van a cambiar y han de estar presentes, como son la experiencia, constancia, motivación, implicación, confianza, auto-responsabilidad, autocrítica

¿QUÉ NO ES EP? Ten cuidado y no te engañes:

Como ya he dicho antes, cualquiera puede decir que es entrenador personal, pero yo considero que lo que diferencia a un EP de quien no es un EP es lo siguiente:

El no saber lo que se está haciendo, y que desde fuera parezca un entrenamiento pero desde dentro NO, eso es pura Ignorancia e Intrusismo. La clave está en ver al profesional haciendo su verdadero trabajo. Un entrenador debe trabajar desde la Base y desde lo Fundamental, y no irse por las ramas. Debe ser capaz de demostrar qué está haciendo, además de saber para qué y por qué lo hace realmente.

Está muy de moda lo complicado y empezar la casa por el tejado…

– Si algún entrenador te vende La fórmula infalible o el método de 7 días para lograr el cuerpo deseadoNO confíes, porque venden la moto. Como entrenadores, no podemos valorar cómo va a evolucionar una persona, ya que cada una es un mundo y tiene unos hábitos de vida completamente distintos de los demás.

¿Cómo identificar a un buen entrenador personal?:

Es complicado dar indicaciones para saber si un entrenador es bueno o no. Todo depende e influye, no se trata de una situación de blanco o negro, sino que existe una escala de grises.

Un punto muy importante a destacar es el siguiente: Se trata de una persona que vive por y para el entrenamiento. Tiene conocimientos del entrenamiento y de su propio cuerpo. Además, Aunque disponga de grandes conocimientos, las habilidades comunicativas y una Actitud proactiva es clave.

Un buen entrenador te justifica todo lo que hace, todo tiene un porqué detrás y no solo se centra en que quede bien de fuera, sino que ha de haber un objetivo premeditado y una consecución de objetivos y metas. No solo se dedica a diseñar una rutina y ya.

En definitiva, la esencia del entrenador personal reside en que te aporta multitud de cosas que están a años luz de lo que una aplicación, teléfono, o programa online pueden conseguir. Al fin y al cabo es una persona especializada, que se centra única y exclusivamente en cumplir tus objetivos y en dotarte de recursos para que explotes tu potencial.  

Como definición propia, si alguien me pregunta qué es un entrenador personal, yo le digo: Es aquel profesional especialista en ejercicio físico que realiza un estudio pormenorizado de tu cuerpo, tus características, requerimientos y necesidades, adaptando y filtrando de forma individualizada todas las posibilidades que existen para ayudar a otras personas a conseguir sus objetivos, con constancia, perseverancia, pero sobre todo con motivación, dedicación e ilusión.

Dicho esto, mi consejo acerca de esta maravillosa profesión es el siguiente:

Hazlo con pasión, o cambia de profesión.

Deja una respuesta

Cerrar menú