EL SECRETO DEL RENDIMIENTO PERSONAL

EL SECRETO DEL RENDIMIENTO PERSONAL

¿Te gustaría saber qué es el rendimiento personal y como se produce? Si estas buscando como dar tu mejor versión y mejorar tu nivel de rendimiento, sigue leyendo…

Superación
Superación

Actualmente, nos encontramos en la era de la información, en la que constantemente nos bombardean con infinidad de contenido, evidencia científica e investigación (en muchos casos contradictoria), nuevos métodos de entrenamiento, productos milagrosos, etc. con los que pretendemos que ya de por sí nos resuelvan multitud de problemas y nuestro rendimiento aumente exponencialmente. Y me atrevo a decir que todo esto, lo único que hace es volvernos más confusos y no darnos cuenta de un aspecto esencial. No creo que la sociedad esté hoy preparada para la magnitud de la información que recibe. Un buen titular, una foto impactante, un envoltorio bonito y nos lo tragamos de cabo a rabo… Déjame de decirte que esto no es así, muchas veces se nos engaña sin darnos cuenta, incluso se nos instauran una serie de creencias limitantes que ni nos damos cuenta. Te invito a cuestionarte todo lo que te digan a partir de ahora, incluso lo que te digo yo.

Bueno si, a lo que iba. Resulta que a través de todo esto, creo que se nos olvida el aspecto más importante, la otra cara de la moneda.

Dicho esto, considero que existe un principio más importante sobre el que se sustenta todo este proceso. Y este principio es tu ACTITUD.

No se si has oído hablar de la fórmula del Rendimiento personal, pero de todas formas déjame que te la explique:

  • RENDIMIENTO PERSONAL = TALENTO x ACTITUD

¿Cómo que una fórmula matemática?

Si te has fijado bien, se trata de una multiplicación, no de una suma. Esto quiero decir que si la actitud es 0, el rendimiento es igual a 0. Ahora, quiero que entiendas el talento como una escala de 0 a 100, y la actitud como una escala de 0 a 1’5, donde 1 es el nivel habitual. Esto lo digo porque el cuerpo siempre guarda reservas en caso de peligro, y no siempre damos el 100%. Por tanto, en condiciones normales, nos situamos alrededor de ese valor (zona de confort).

Quiero que pienses, que en un momento determinado, todos tenemos un talento, que es el que es y es escalable en el tiempo. Por tanto, la diferencia se encuentra en la Actitud. En lo emocional que tu juegas. Nuestro rendimiento diario depende de la emoción y motivación que ponemos, de aquí viene la importancia del manejo emocional, la que hace amplificar o disminuir el talento que usamos. Por tanto, el talento depende del control emocional. La actitud es la que hace que usemos el 50, el 70, o el 100% que tenemos.

Por tanto, buscar la excelencia en cada acción, en cada minuto del entrenamiento, hará que demos el máximo para que nuestro rendimiento sea elevado. Se trata de hacer cada cosa lo mejor que puedas en cada momento. Solo nosotros determinamos cuanto usamos. El compromiso primero es con nosotros, no con los demás. No dejes que tu motivación esté en manos de alguien que no seas tu mismo.

En definitiva, ¿Cómo se produce el rendimiento?

Haciendo todo lo que podamos lo máximo de bien posible. De esta forma, el secreto para obtener siempre alto rendimiento es que el peor día se acerque a tu mejor día, y esto se hace buscando la excelencia en cada acción. Aplica esto y tu talento va a crecer a límites que no puedes imaginarte.

La confianza y capacidad de controlarnos emocionalmente influirá, depende de lo motivados que estemos.

Con todo esto quiero decir que, no te olvides del principio más importante. Puede que tengas el mejor entrenador personal del mundo y dispongas de los mejores medios o recursos para entrenar, tengas multitud de conocimientos sobre el tema, etc. pero que como no tengas una disposición favorable y actitud positiva hacia el proceso de entrenamiento, estamos jodidos. El problema no está en la aptitud, sino en la actitud. No es necesario que dispongas de las mejores aptitudes o conocimientos para empezar, aquí lo importante es la ACTITUD. Y está también se entrena y se elige a cada momento. Es necesario emplear esfuerzo, pasión, compromiso, ilusión, etc. A través de un proceso de aprendizaje, has de ser capaz de adquirir autoconocimiento y curiosidad. Has de reflexionar sobre ti mismo y sobre que produce en ti el entrenamiento.

Esa actitud curiosa de reflexionar y de ambición por progresar, es la clave. Que cuando vayas a entrenar te preguntes, ¿Qué puedo hacer hoy para que este sea el mejor entrenamiento de mi vida? “Voy a entrenar con todos los sentidos”. Y después de entrenar reflexiones, ¿Qué he aprendido en este entrenamiento y como puedo mejorar de cara al siguiente? Hay que volver a ser el niño/a preguntón que eras: ¿y esto por qué? ¿Para qué? ¿De dónde sale? ¿En qué te basas para decir eso?:

Aplica estas claves y verás cómo cambia tu perspectiva. Preocúpate de aprender tu a través de la práctica. Puedes tener talento, pero el trabajo está elevado al cuadrado. La importancia del trabajo es muy superior al talento que tienes de partida. Trabaja duro en cada entrenamiento y explota tu potencial.

Deja una respuesta

Cerrar menú
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad